Artículos etiquetados en "educación emocional"

educar en autoestima

Educar en Autoestima

25 de febrero de 2016 Escrito por Mira y PsicoEmociónate 0 comentarios en “Educar en Autoestima”
poner normas hijos psicoemocionate

Cómo poner Límites a mi Hij@ y no morir en el intento

25 de mayo de 2015 Escrito por Educación Emocional y Positiva 0 comentarios en “Cómo poner Límites a mi Hij@ y no morir en el intento”

Poner límites supone una de las tareas en la que madres y padres tienen que demostrar más paciencia. Con las normas les estamos enviando dos mensajes básicos a nuestros/as hijos/as “Esto es lo que espero de ti y lo espero de esta forma” y “Esto es lo máximo a lo que puedes llegar, de aquí no puedes pasar”.

Siempre es más fácil portarse bien si las normas están claras y si el o la peque encuentra una motivación para cumplirlas.

(más…)

educación infantil castigo

Menos ¡NO! y Mejores Resultados

3 de septiembre de 2014 Escrito por Educación Emocional y Positiva 0 comentarios en “Menos ¡NO! y Mejores Resultados”

“¡David no toques!”, “Carolina no corras”, “¡Paula no grites!”, “Leo no empujes a tu hermano”, “Javi no cruces sin mirar”, “Lucía no te subas al sofá con zapatos”… Una vez leí que a principios del siglo XX más del 60% de las mujeres llevaban “María” en su nombre (María de los Ángeles, María del Carmen, María del Rosario…), pues bien, tengo la sensación de que en nuestra época actual la mayoría de las niñas y de los niños tienen también nombre compuesto, pero en este caso el segundo nombre de pila es “No”. Conozco (dentro y fuera del Gabinete) infinidad de “MarcosNo”, “ÁlvaroNo”, “NievesNo”… que es como escucho que los llaman sin cesar sus padres y madres (y normalmente el tono que acompaña es una mezcla entre cansancio, malhumor y paciencia más que agotada).

 

Son varios los inconvenientes de utilizar hasta el desgaste la palabra “No”. Por un lado, si se utiliza de forma constante pierde eficacia, tu hijo/a se acostumbra a ella y llega un momento en que el No entra por un oído y sale por el contrario. Por otro, al emplearlo de forma indiscriminada tanto para marcarle un límite al niño/a como para avisarle de un peligro, éste no es capaz de distinguir las diferencias entre un acto que supone una molestia (“No grites”) de otro que encierra un peligro considerable (“No cruces que vienen coches”), por lo que sin querer estamos disminuyendo las probabilidades de evitar con éxito las situaciones de riesgo.

(más…)

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140625/abci-psicologia-novio-hija-201405261124.html

Socorro, no me gusta el novi@ de mi hij@ – artículo en ABC

25 de junio de 2014 Escrito por Educación Emocional y Positiva 0 comentarios en “Socorro, no me gusta el novi@ de mi hij@ – artículo en ABC”

En esta entrada transcribo un artículo publicado en el periódico ABC, en el que con mucho gusto he colaborado.

<<Los expertos aconsejan ante todo prudencia, cautela y mucha comunicación con los adolescentes

Casi de un día para otro, los hijos adolescentes empiezan a fijarse en los chicos y chicas del sexo opuesto, que hasta ese momento les resultaban indiferentes. Empiezan a sentir nuevas sensaciones, difíciles de manejar a su corta edad. Llegan los primeros amores y los padres presencian en ocasiones entre sobrecogidos y sorprendidos los nuevos acontecimientos en la vida de sus hijos. Primero tuvieron que aceptar que los amigos se habían convertido en la prioridad en la vida de sus hijos., pasando ellos a un segundo, incluso tercer puesto. Y cuando más o menos tenían esto asumido, son reemplazados por el novi@. Pero todo esto es normal, indica Elena Escribano, psicoterapeuta del centro de psicología Álava Reyes. «La adolescencia es una época de cambios, y el paso de la infancia a la vida adulta no siempre es fácil». A su juicio, sería bueno hacer hincapié en que el inicio de la adolescencia no sólo está marcado por cambios anatómicos y fisiológicos, sino también por un proceso psicológico, de crecimiento personal, social y emocional. «Es una etapa fundamental en el desarrollo personal que, en muchas ocasiones, está marcada por momentos de sufrimiento y desorientación», explica. Y que además, continua, «no son solo momentos difíciles para el joven. También surgen situaciones complicadas de manejar para padres y educadores, que observan esa gran transformación y se ven obligados a cambiar sus estrategias educativas. Una de ellas podría ser cuando esa pareja elegida no se corresponde con lo que nosotros habíamos soñado siempre para nuestra descendencia».

Preguntarnos por qué no nos gusta

¿Qué hacer cuando llega este momento a nuestras vidas, y la persona elegida para mantener una relación sentimental no es como los padres esperaban? Para empezar, debemos preguntarnos los motivos por los que no nos gusta la pareja de nuestro hij@, prosigue esta experta. «Sería bueno analizar si son planteamientos clasistas, económicos, personales, etcétera», enumera Escribano. «Deberíamos tener claro —prosigue la psicóloga Marta Cañeque, del gabinete de Psicología A & P—, el motivo por el que no nos gusta la pareja que ha escogido nuestro hijo/a: si es porque no coincide con la imagen que inevitablemente nos habíamos imaginado del/a que sería su novio, si no nos gusta su forma de vestir, sus estudios… o porque consideramos que es una compañía “tóxica”». En este último caso, como apunta Escribano, si la relación puede poner en riesgo real al menor se demandarían actuaciones más rotundas. «Con esto me estoy refiriendo a relaciones en las que nuestro hij@ pueda estar en riesgo de iniciarse en el mundo del alcohol, las drogas, los robos… etcétera», aclara.

(más…)

mal comportamiento infantil limites y normas psicoemocionate

Lo siento peque, esto NO es negociable

8 de abril de 2014 Escrito por Educación Emocional y Positiva 0 comentarios en “Lo siento peque, esto NO es negociable”

No sé si recordarás un anuncio belga, que tiene ya algunos años, de un padre con su hijo en el supermercado, pero nos va a servir para ilustrar la siguiente entrada. No lo vamos a utilizar para tratar con humor el importante tema de la planificación familiar, sino para tratar de encontrar algunos remedios ante los tan temidos berrinches infantiles.

Si tienes algún/a peque seguro que la escena te resulta familiar. Y si no los tienes no te costará trabajo meterte en la piel de ese padre. Creo que estaríamos de acuerdo en decir que podría sentir una mezcla de vergüenza, ira e impotencia al ser co-protagonisa del espectáculo que está formando su retoño en el pasillo del supermercado. No sabemos si lo peor para ese padre son los gritos insoportables de su hijo, el pensar que va a tener que recoger todo lo que está tirando, sentir que no tiene ninguna autoridad o aguantar las miradas del resto de compradores y clientas y que parecen decirle cosas como “Menudo padre está hecho, qué incompetente”, “Qué niño más insoportable, ¡que lo haga callar YA!”, “Vaya educación le estará dando”. Y, como normalmente nos puede ese sentimiento del qué dirán, la escena tiene muchas probabilidades de terminar dando el padre la bolsa de golosinas al niño y saliendo lo antes posible del supermercado.

Y el caso es que la situación en principio es positiva. Y no por el hecho de disfrutar de una pataleta digna de las mejores rabietas, sino porque es señal de que este niño está expresando que está enfadado y aprender a expresar nuestras emociones, negativas y positivas, es fundamental para un adecuado desarrollo de la Inteligencia Emocional. El problema es que ese enfado se ha ido de las manos.

(más…)

educación infantil limites y cariño psicoemocionate

¡Límites por favor!, y mucho cariño

12 de septiembre de 2013 Escrito por Educación Emocional y Positiva 0 comentarios en “¡Límites por favor!, y mucho cariño”

Los límites son beneficiosos y necesarios para niños y niñas. Es normal que un padre o una madre piense “Es mi hijo/a, cómo no se lo voy a dar”, “Si me lo puedo permitir por qué no”, “No soy capaz de ver cómo se queda con las ganas cuando a mi no me cuesta dárselo”; pero si en esos momentos aparece un sentimiento de culpa por decirle que No, si ese sentimiento no se controla y esa situación se repite en numerosas ocasiones, los resultados a la larga sí que pueden ser descontrolados. En ocasiones ni siquiera es el niño o niña quien solicita algo sino que son los adultos quienes le crean esa necesidad (recuerdo a una madre que relataba que, a pesar de que ni su marido ni ella eran religiosos, su hijo iba a hacer la Comunión porque “¡cómo iban a privarle ellos de la fiesta y los regalos cuando todos sus amiguitos lo iban a tener!”).

 

Por otro lado, demostrar afecto no está reñido con la firmeza. Ejercer una autoridad excesivamente rígida e inflexible (“Porque lo digo yo”, “Es así y no hay más que hablar”) suele ser consecuencia de una falta de habilidades de negociación y temor a perder el control de la situación. Lo más probable en estos casos es que los y las menores no interioricen y aprendan las normas sino que sólo se portarán bien cuando ese adulto esté presente.

(más…)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte este artículo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn