Artículos en Inteligencia Emocional

rebelión emocional inteligencia emocional psicoemocionate

Rebelión Emocional: ¿Quién ha dicho que no se puede llorar?

7 de enero de 2015 Escrito por Desarrollo Personal, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “Rebelión Emocional: ¿Quién ha dicho que no se puede llorar?”

¿Quién ha dicho que no se puede llorar?, ¿o que no debemos enfadarnos?. ¿En qué momento aprendimos que no está bien mostrar debilidad o que huir es de cobardes?.

Hoy llamo a la ¡¡Rebelión Emocional!!. Vamos a plantarle cara a esas ideas que tenemos de que determinadas emociones son malas, pavorosas, que no hay que sentirlas y mucho menos expresarlas.

Yo confieso que la tristeza es mi amiga, que no me da miedo que el miedo me acompañe y que a veces a la irá la invito a un café (descafeinado eso si, que ya viene ella sola suficientemente alteradilla como para soliviantarla más).

Un día decidí que no iba a rechazar más esas emociones desagradables, ni a tratar de ignorarlas ni de escapar. Un día me di cuenta de que cuanto más intentaba no pensar en ellas con más fuerza aparecían. Y ese día acepté el reto: decidí conocerlas, entender de dónde venían y por qué yo no las quería, saber cuáles eran sus verdaderas intenciones y, puesto que ya había comprendido que aunque no las quisiera no iban a irse, averiguar la mejor forma de relacionarme con ellas.

Desde aquel día vivo mucho mejor. Tengo mayor sensación de bienestar, de tranquilidad, y sobre todo, siento que tengo más control sobre mi vida, ¡mucho más!.

Voy a contaros qué es lo que descubrí…

(más…)

gestionar el enfado inteligencia emocional psicoemocionate

El Enfado es Sólo Mío

10 de diciembre de 2014 Escrito por Competencia Social, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “El Enfado es Sólo Mío”

Durante el día podemos encontrarnos con multitud de situaciones con otras personas que logren ponernos de malhumor. Mi pareja es una pasota, mi jefa una grosera, mi vecino un maleducado, mi amiga una desconsiderada, mi compañero de inglés un aprovechado…

Podemos ofendernos por sus comportamientos, amargarnos con la idea de lo mala que es la gente, lamentar lo injusto de su trato hacia nosotros/as y reservar un huequecito en el corazón para el rencor y la venganza. O podemos no hacerlo y decidir no enfadarnos ante la actitud y la conducta de los demás. Porque el enfado se elige, y no es cierto aquello que te dices de que “No puedo evitarlo. ¡Cada vez que veo que alguien hace eso me enciendo!”.

 

En el fondo de tu mosqueo se encuentra la forma en que percibes lo que los demás dicen y hacen:

  • Si lo haces teniendo en cuenta únicamente tu filtro personal, es decir, valoras sus comportamientos según lo parecido o diferente que sería de tu forma de actuar,
  • O si por el contrario tienes en cuenta que cada persona se comporta según SU (y no TU) forma de pensar, de sentir y de opinar y que no pasa nada por ello.

 

Cuando dramatizamos llevamos a un extremo nuestras relaciones con los demás, y si una persona no se comporta según nuestro “código de conducta” podemos vivir esa ofensa como un ataque personal, darle vueltas y vueltas alimentando la irritación y la indignación, abrir la caja de los truenos y empezar a enumerar un sinfín de ofensas pasadas, sentirnos víctimas de un trato injusto y apenarnos por la poca consideración en que nos tienen, perjudicando así nuestra autoestima, disparar nuestra ansiedad y que incluso nuestro sueño y descanso se vean afectados, e incluso decidir que “esto no va a quedar así” y pasar al contra ataque.

 

¿Cómo evitar entrar en esta dinámica de malestar, enfados y decepciones?

(más…)

distorsiones cognitivas amargarse la vida psicoemocionate

Esta Forma de Pensar te Amarga la Vida

25 de noviembre de 2014 Escrito por Ansiedad y Estrés, Autoestima, Depresión, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “Esta Forma de Pensar te Amarga la Vida”

¡Pero mira que resulta fácil amargarnos la existencia!. Y no, no son las situaciones que vivimos ni las personas que nos rodean las que realmente nos deprimen, nos enfadan y nos generan ansiedad, sino nuestra interpretación ante esas circunstancias.

Somos responsables de Todos nuestros Pensamientos. Algunos son nefastos y sólo nos provocan dolor y sufrimiento, y a pesar de ello les hemos hecho un hueco en nuestra vida y los hemos convertido en compañeros habituales de nuestro día a día a fuerza de repetírnoslos.

En Psicología los llamamos Pensamientos Distorsionados pues lo que hacen es precisamente eso, deformar la realidad y hacer que nos equivoquemos al interpretar las cosas que nos pasan. Y lo peor es que tienen el poder de amargarnos la existencia con sólo darse una vuelta por nuestra cabeza.

 

Aquí tienes el Top Ten de los Pensamientos cuyo único Objetivo es Amargarte la Vida:

1. Los radicales gemelos “Siempre…”, “Nunca…” y sus primos hermanos “Todo…” y “Nada…”. Son los que te hacen traducir lo que te ocurre en términos extremistas (“Nunca me sale nada bien”, “Siempre que intento arreglarlo contigo meto la pata”, “Nada de lo que hago te importa”). Calificas tu vida como blanca o negra y te olvidas de que existe toda una paleta de colores.

 

2. El irresistible “No puedo dejar de pensar en…” y su equivalente “Es terrible y no lo puedo soportar”. Es la preocupación por excelencia. La que aparece nada más abrir el ojo por la mañana y lo último en lo que piensas antes de dormir. Es esa preocupación constante que en realidad no te lleva a ningún lado ni te ayuda a encontrar soluciones sino que únicamente te bloquea y te hace estar cada vez más agotada/o.

(más…)

quimica de la felicidad psicoemocionate

Sexo, chocolate y … ¡la química de la Felicidad!

9 de junio de 2014 Escrito por Autoestima, Equilibrio y Bienestar, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “Sexo, chocolate y … ¡la química de la Felicidad!”

Deseamos ser felices. Queremos sentirnos bien. Y cuanto más tiempo mejor. Aunque parto del hecho de que las emociones “negativas” son necesarias (no me gusta demasiado esta denominación, puesto que cada una cumple una función indispensable para nuestra supervivencia y, por qué no, también para nuestro equilibrio emocional y nuestro bienestar), y no hay que tratar de ignorarlas o rechazarlas sino aprender a gestionarlas adecuadamente, es cierto que hay acciones que pueden favorecer ciertas emociones “positivas” y esto, además, tiene una explicación neurológica.

La forma de potenciar nuestro bienestar emocional está relacionada con la química cerebral, y de alguna forma podemos intervenir en la ecuación y participar de forma activa en el laboratorio de nuestra felicidad. La clave, dos neurotransmisores: la dopamina y la serotonina.

 

La dopamina está relacionada con los mecanismos que nos motivan y nos impulsan a actuar, y la serotonina se asocia con el estado anímico.

La dopamina regula la motivación y hace que una persona persevere en lograr un objetivo. Recientes investigaciones de un grupo de expertos/as de la Universitat Jaume I de Castellón han demostrado que la dopamina “es el neurotransmisor que nos mueve a actuar, se libera para conseguir algo, ya sea evitar un mal o alcanzar un bien”. La dopamina es quien consigue que una persona sea constante y tenaz para alcanzar una meta, y que esté más motivada para actuar. Por eso, en los casos en los que los niveles de dopamina están por debajo de lo esperable, como en el caso de una depresión, a las personas les cuesta motivarse y cualquier esfuerzo les supone un auténtico sacrificio.

(más…)

autoconocimiento psicoemocionate

Autonococimiento. ¿Nadie te conoce mejor que tú?

20 de mayo de 2014 Escrito por Autoestima, Competencia Social, Desarrollo Personal, INdependencia Emocional, Inteligencia Emocional, Profesional-mente 0 comentarios en “Autonococimiento. ¿Nadie te conoce mejor que tú?”

“¡Nadie me conoce mejor que yo mismo/a!”. Una frase muy acertada, si no fuese porque a veces nos sentimos como alguien extraño en nuestra propia piel, y después de un determinado comportamiento nos decimos con sorpresa “No sé qué me ha pasado, ése no soy yo”, “No me reconozco, yo no nunca me hubiese comportado así”.

Esta conciencia de uno/a mismo o Autoconocimiento es una de las Competencias de la Inteligencia Emocional, quizás la primera que sería conveniente comenzar a desarrollar.

Recordemos antes de nada en qué consiste la Inteligencia Emocional: es la capacidad de comunicarnos eficazmente tanto con nosotros/as mismos/as como con los demás. Es la habilidad que nos permite manejar nuestras emociones y las de las personas que nos rodean de la forma que resulte más beneficiosa. La Inteligencia Emocional está formada por Competencias Personales (lo que algunos autores y autoras denominan Autoestima) y por Competencias Sociales (que sería el equivalente a las Habilidades Sociales). Dentro de las Competencias Personales se encuentran el Autoconocimiento, la Autoregulación o Equilibrio Emocional y la Automotivación. Y las Competencias Sociales las forman la Empatía y la Asertividad.

 

El Autoconocimiento nos permite tomar conciencia de nuestras propias emociones: qué siento, cuándo lo siento, a qué es debido. A veces incluso identificar y nombrar una emoción puede ser más difícil de lo que en principio pueda parecer (no vale decir “me siento mal”, hay que identificar bien qué es ese “mal”: ¿tristeza?, ¿ira?, ¿culpabilidad?, ¿vergüenza?…). Ser conscientes de lo que sentimos y de cómo afectan esas emociones a nuestro comportamiento y a las personas que están a nuestro alrededor es el primer paso para controlar nuestro estado de ánimo y no dejarnos llevar de forma descontrolada por lo que sentimos en un momento dado.

(más…)

inteligencia emocional espensar con corazón psicoemocionate

Personas de Calidad… con Alta Inteligencia Emocional

6 de mayo de 2014 Escrito por Autoestima, Competencia Social, Desarrollo Personal, Inteligencia Emocional, Profesional-mente 0 comentarios en “Personas de Calidad… con Alta Inteligencia Emocional”

¿Cómo podemos pedir calidad en un producto, en un servicio, en una relación personal, en un intercambio profesional… si antes no pedimos Personas Con Calidad?.

Para mí, las personas con calidad son aquellas que hacen un esfuerzo sincero por conocerse realmente para poder mejorar sus actitudes y comportamientos hacia ellas mismas y hacia los demás. Aquellas que se tratan con respeto, cariño y aprecio teniendo en cuenta sus cualidades y reconociendo sus limitaciones. Las que saben que entender el punto de vista del otro no les hace necesariamente tener que renunciar al suyo, y por eso no les da miedo comprender cómo piensa y siente la persona que tienen en frente. Las que asumen que la vida no siempre les ofrece lo que le piden, y que aunque el viento no siempre sopla de la forma más favorable ellas sí pueden decidir hacia dónde dirigen sus pasos, si a favor o en contra del aire. Las que saben perfectamente que la gratitud y generosidad con los demás mejora su sensación de bienestar. Aquellas que no dudan en trabajar y mejorar todas estas habilidades a diario, porque son conscientes de que las buenas actitudes no vienen de fábrica, sino que se adquieren durante la vida y es necesario alimentarlas cada día.

 

Y para lograr esa calidad no hace falta tener un alto Coeficiente Intelectual (C.I.). Lo que hace falta es un alto nivel de Inteligencia Emocional, que consiste básicamente en desarrollar 5 habilidades que el psicólogo Daniel Goleman ha descrito y desarrollado en sus numerosos trabajos. Las tres primeras habilidades tienen que ver con el nivel intrapersonal, es decir, con la relación con uno/a mismo/a y es lo que otros autores e investigadoras denominan Autoestima. Las otras dos habilidades hacen referencia al nivel interpersonal, la relación con los demás. Lo que también se denomina Habilidades Sociales.

 

Vamos a ver una a una estas 5 habilidades de la Inteligencia Emocional y algunas pistas de cómo pueden lograrse:

(más…)

resiliencia metáfora juncos psicoemocionate

¿Tienes capacidad de Resiliencia?

27 de febrero de 2014 Escrito por Ansiedad y Estrés, Desarrollo Personal, Equilibrio y Bienestar, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “¿Tienes capacidad de Resiliencia?”

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas de sobreponerse e incluso salir reforzadas antes las adversidades de la vida (un problema grave de salud, serias dificultades familiares, laborales o económicas, etc.).

En psicología se suele utilizar la metáfora de los juncos para explicar la resiliencia: Cuando el caudal de un río sube abundantemente, los juncos que están en ese río se doblan, sin llegar a romperse, y luego vuelven a su posición inicial cuando las aguas recuperan su nivel habitual.

 

¿En qué se basa entonces la resiliencia?. Pues en resistir una experiencia adversa y recuperarse de la misma. Ser capaz de encajar una situación trágica o condiciones de vida difíciles y seguir funcionando de forma natural en tu vida cotidiana. Esto no significa que no se sientan emociones negativas (dolor, tristeza, ira, impotencia o miedo) sino que se tendrá una mayor facilidad para adaptarse y recuperarse de las vivencias negativas.

 

Un ejemplo de una fuerte resiliencia es

(más…)

monologo interno lenguaje psicoemocionate

Dime qué te dices y te diré cómo te sientes

21 de octubre de 2013 Escrito por Ansiedad y Estrés, Autoestima, Depresión, Equilibrio y Bienestar, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “Dime qué te dices y te diré cómo te sientes”

No sólo hablamos con los demás. Nuestra principal conversación es con nosotros/as mismos/as. Utilizamos el lenguaje para pensar y además tendemos a utilizar unas palabras y no otras. De cuáles sean esas palabras va a depender en gran medida cómo nos sintamos.

Si escogemos con cuidado las palabras que utilizamos en nuestro discurso interior podemos tener un planteamiento más realista y más flexible, lo que facilitará que nos sintamos mejor, que enfrentemos con más sensatez y realismo el día a día y que tengamos un estado de ánimo más positivo.

 

Algunas claves para mejorar nuestra forma de hablarnos son:

(más…)

docente hablar en público psicoemocionate

12+1 claves para lograr la excelencia como docente

3 de octubre de 2013 Escrito por Competencia Social, Educación Emocional y Positiva, Inteligencia Emocional, Profesional-mente 0 comentarios en “12+1 claves para lograr la excelencia como docente”

Como dijo Cicerón, “una cosa es saber y otra saber enseñar”. Hasta la materia más interesante puede hacernos bostezar de aburrimiento si nos la cuentan de forma monótona y excesivamente técnica, y hasta la teoría más compleja y pastosa se puede transformar en una tarde divertida a manos de quien sepa conectar realmente con su auditorio.

Hay que conocer la materia. No vale estar improvisando ni rellenando espacios con paja. Las personas que están dedicando unos minutos, cuando no horas, de su vida a escucharte se merecen mucho más. Debes ser profesional, y no sólo serlo, debes parecerlo. Desde que saludas y agradeces la atención (por qué dejarlo para el final) hasta que das por concluida la sesión. Ni vale ser Einstein en tus conocimientos pero inaccesible para quien te escucha, ni ser un vendedor de humo ni una charlatana, en donde lo único que tienes es un piquito de oro y un mensaje vacío.

 

A continuación se enumeran 12+1 claves que te acercarán a la excelencia docente. Tenlas presentes y te asegurarás que quien te escucha se sienta encantado/a de haber empleado su tiempo con provecho en una de tus sesiones. Y si tu auditorio está plenamente satisfecho, tú has triunfado.

(más…)

entrenar emociones

La nariz de Pinocho

27 de septiembre de 2013 Escrito por Competencia Social, Inteligencia Emocional 0 comentarios en “La nariz de Pinocho”

Pinocho quería dejar de ser una marioneta de madera y convertirse en niño a toda costa. Cada vez que decía una mentira su nariz crecía. A lo mejor el autor de esta obra, Carlo Collodi, no iba tan desencaminado cuando se inspiró para describir al personaje. Se ha demostrado que la nariz se hincha cuando mentimos y que en estos casos la temperatura de la punta de la nariz aumenta o disminuye. Recientemente esto se ha probado en una investigación de la Universidad de Granada en la que se ha aplicado por primera vez al ámbito de la Psicología la termografía, una técnica basada en la detección de la temperatura de los cuerpos.

La serie de televisión Miénteme” (Lie to me) está inspirada en parte en los trabajos de investigación del psicólogo Paul Ekman, toda una eminencia en el estudio de las expresiones y microexpresiones faciales. Siguiendo su línea de estudio podemos decir que existen tres habilidades fundamentales en relación a las emociones:

(más…)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte este artículo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn