amistades peligrosas tóxicas psicoemocionate

¿Amistades peligrosas?

8 de julio de 2014 Escrito por Competencia Social 0 comentarios en “¿Amistades peligrosas?”

¿Tienes alguna persona cerca que nunca está cuando la necesitas y, sin embargo, te exige tu apoyo y ayuda incondicional si es ella quien necesita algo?. Si te digo que pienses en una persona de tu círculo de amistades con la que nunca llegas a encontrarte realmente a gusto, alguien que incluso pudiera ser que te haya hecho daño con sus palabras y/o actos de forma repetida, ¿se te viene alguien a la cabeza?.

Si has contestado afirmativamente a alguna de las dos preguntas sería recomendable que te plantees que quizás tienes una amistad destructiva y que lo más sano y beneficioso por tu parte sería que rompieras esa relación cuanto antes.

Jan Yager es Doctora en Sociología y lleva más de veinte años estudiando los vínculos de amistad. En 2002 realiza un estudio que concluye con una clasificación de 21 tipos de amistades que se deben evitar. Son las siguientes:

  1. El incumplidor de promesas (que siempre te decepciona o rompe sus juramentos)
  2. El pedigüeño (que siempre te pide algo y nunca te devuelve aquello que significa mucho para ti)
  3. El contradictorio (suele traicionarte en los grandes momentos)
  4. El temerario (te pone en peligro debido a su comportamiento ilegal o imprudente)
  5. El ególatra (está demasiado centrado en sí mismo como para escucharte)
  6. El tramposo (te miente o seduce a tu pareja)
  7. El bocazas (traiciona tu confianza)
  8. El rival (es demasiado competitivo contigo y con lo que tienes: relaciones, trabajo, posesiones…)
  9. El creído (siempre está un paso por delante o por encima de ti)
  10. El envidioso (quiere lo que tú tienes y puede que incluso intente quitártelo)
  11. El perfeccionista (el criticón por excelencia)
  12. El depresivo (negativo, crítico, triste y, lo que es peor, contagioso)
  13. El disgustado (no le gustas y encima te lo hace saber)
  14. El abusón (te maltrata física, verbal o sexualmente)
  15. El solitario (prefiere estar a solas que con un amigo)
  16. El chupasangre (depende demasiado de ti)
  17. El terapeuta (siente la necesidad de analizarlo todo y de dar consejos)
  18. El entrometido (se mete demasiado en tu vida)
  19. El imitador (copia todo lo que haces)
  20. El dominante (tiene que controlarte a ti y vuestra amistad)
  21. El guardián (debe cuidar de todos tus amigos, ser un padre o una niñera, pero no un igual)

 

La ruptura con cualquiera de estos tipos de amistades está totalmente justificada, pues estas personas sólo pretender utilizarnos para compensar sus propias carencias o problemas.

Las relaciones sociales dan sentido a nuestra vida, algo que desde la Psicología Positiva se ha estudiado en diversas ocasiones. Vincularnos afectivamente a otras personas potencia nuestras emociones positivas. ¿Por qué entonces mantener a personas que no solo no suman sino que además pueden restar en nuestra vida?.

 

Y por otro lado, ¿qué define entonces a los buenos amigos y a las amigas positivas y saludables?. A continuación enumero unas recomendaciones para detectar esas relaciones de amistad psicológicamente provechosas. Recomendaciones que sirven también para saber si por tu parte estás ofreciendo igualemente una amistad verdadera y constructiva.

Dedicar tiempo. A veces hay que hacer un esfuerzo deliberado por buscar un tiempo a la amistad, puesto que hay otras áreas de nuestra vida que también nos lo solicitan.

No abusar de esas amistades “que están ahí siempre” para acudir a ellas sólo cuando me hace falta. El intercambio de tiempo, afecto y apoyo debe ser mutuo.

Ponerse en su lugar. No dar por sentado que ya sabemos lo que esa persona necesita, preguntarnos de vez en cuando si hay algo que mi amigo/a pueda estar esperando de nuestra amistad.

Escuchar activamente. Prestarles toda la atención cuando están contando algo importante, sin juzgar, sin interrumpir y sin dar consejos si no es eso lo que buscan. A veces sólo se necesita una persona que empatice. Ser buen/a amigo/a no significa necesariamente tener la receta mágica para todos los problemas ajenos.

Recordar las fechas importantes y ponerse en contacto en esos momentos.

Mantener una comunicación frecuente y sincera. Si no se puede conversar en persona, el teléfono, los mensajes, los emails… pueden ayudar a mantener un contacto. Y que los mensajes no se limiten a reenviar fotos o vídeos cadena. Eso puede ser divertido en un momento dado pero no demuestra interés real hacia la otra persona.

Compartir momentos de alegría, diversión, confianza, gratitud… las emociones positivas nos conectan con otras personas y hacen fuertes nuestros vínculos de amistad.

 

Una amistad constructiva debe ser beneficiosa para ambas partes, aunque esto suponga un esfuerzo adicional en algunos momentos por encontrar un tiempo y un lugar de encuentro. Si construimos la amistad sobre la base del afecto, la franqueza y la intimidad, y la mantenemos en esos términos, podremos disfrutar de buenos/as amigos/as a pesar incluso de la distancia geográfica o de los cambios vitales (cambio de estado civil, nacimiento de hijos/as, un traslado en el trabajo, etc.)

 

Pistas

  • Dedica unos minutos a escribir en un papel las cosas que según tu opinión hay que hacer para tener buenas amistades y mantenerlas en el tiempo… ¿Ya?. Pues ahora, con tu lista por delante, piensa si tanto tus amistades como tú estáis haciendo las cosas que has anotado.
  • A las buenas amistades hay que dedicarles tiempo, atención, cariño, sinceridad y lealtad. Lo que conseguimos a cambio no tiene precio. Como dice el refrán “Quien tiene un amigo tiene un tesoro”.

 

Idea clave

Una amistad sana se basa en el compromiso, la confianza y el afecto. Cuida activamente a tus buenas amistades y ¡disfruta de/con ellas mucho tiempo!

Guardar

Guardar


firma-ok
¿Te gustaría tener una Sesión de Psicología?
Prueba la psicología Online (email, videoconferencia) fácil, cómoda y eficaz.
Ponte en contacto conmigo y te informaré sin compromiso
email. marta@psicoemocionate.com telf. (+34) 622.595.544


Tags: , , , , , ,

Aún no hay comentarios. ¿Te gustaría añadir uno?

Escribe una opinión

Tu email no será publicado.This is a required field!

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comparte este artículo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn